Hechicerías con las tres potencias

In document 1. Principios Prácticos de Guerra Espiritual (página 96-109)

“Hechicerías con las tres

potencias”

Vamos a analizar a continuación la sintomatología que se presenta en una persona, cuando está siendo victima de las tres potencias. Las manifestaciones o síntomas físicos y mentales son los siguientes:

Síntomas físicos generales.

Dolores varios. Dolor de cabeza, dolor en la nuca o un dolor

localizado en una parte específica del cuerpo, ya sea en los ovarios, los riñones, el pecho, la espalda o un costado.

Adormecimientos y calambres. Se le duerme la boca, la cara y

las manos, los dedos pulgares de las manos —el dedo gordo— se acalambran y se tuercen hacia la palma de la mano.

Fogaje en el cuerpo o en el rostro. Debido a las velas que

encienden en el altar.

Picazón. Es una piquiña o comezón, similar a la causada por

hormigas, esto es producido por la pimienta voladora o el azogue. La picazón puede ser en todo el cuerpo o en algún lugar específico acompañado de desespero y ganas de salir corriendo. Temblores extraños. Temblor y movimientos involuntarios en

una de las manos; mareos, el pelo comienza a caérsele, la cabeza pesada y aturdida.

Sueñan con el número tres. Tres personas que llegan a su casa

— especialmente dos hombres y una mujer—; soñar con tres sombras, tres culebras, tres ratas, tres remolinos en el aire, tres gallinas, tres cruces, tres frutas, animales de tres cabezas o puede soñar directamente con las tres potencias, viendo a un indio, un negro y a María Lionza.

Sueños catastróficos. Sueñan que lo persiguen para robarle o

para matarle, ya sean muchas o pocas personas; que le dan puñaladas o tiros de bala; que se accidenta o que lo atropellan; ve accidentes aéreos o terrestres; ve que el mundo se acaba en fuego o en terremoto.

Alteraciones. Insomnio, falta de dormir que no lo calman las

Olores raros. Olores a vela quemada, a tabaco y olor a podrido,

como si hubiese un animal muerto o carne descompuesta.

Oye Voces. Voces que le hablan al oído, pueden ser una, dos o

varias voces. También puede oír un susurro como cuando están rezando o simplemente un suspiro.

Molestias nocturnas. Siente que se le sientan en la cama o que

le manosean el cuerpo; amanece con moretones en el cuerpo, especialmente en las piernas y el pecho, generalmente a mujeres. Cambios en la personalidad. La persona manifiesta un cambio

en su temperamento, volviéndose violento y agresivo; cambio en sus hábitos, de un momento a otro se le presenta un deseo descontrolado de beber alcohol o de consumir droga; deseos descontrolados de hacer el amor, una frialdad sexual extraña o impotencia sexual.

Síntomas mentales generales.

Sueñan con serpientes. Serpientes grandes, medianas o

pequeñas; muchas o pocas; gruesas o delgadas; negras o de cualquier otro color; que hablan o que bailan; que les ataca, que les persigue o que simplemente caminan; que las personas las matan, la cortan en dos o le cortan la cabeza.

Sueño con aguas. Sueñan con aguas turbulentas y sucias. Aguas

de arroyos impetuosos, arroyos medianos o grandes; aguas revueltas, sucias y que arrastran a la persona; con ríos revueltos y turbulentos; con lagunas de aguas negras y plagadas de cocodrilos, de serpientes o de tiburones; con aguas llenas de barro o barriales inmensos; con aguas de alcantarilla con olores putrefactos.

Sueños sexuales. Sueñan que hacen el amor con personas

conocidas o desconocidas; con familiares cercanos o lejanos; que alguien se le sube para forzarlas a hacer el amor; que les penetran sexualmente o que alguien les hace el amor; ve parejas en sueño que están haciendo el amor; con mujeres prostitutas, con lesbianas que hacen el amor o que les seducen; con un

hombre desnudo que le persigue o siente que se les acuestan al lado.

Trabajos que se realizan con las tres potencias.

Cada trabajo de brujería es diferente uno de otro aunque sea con el mismo espíritu, acá se estudiará una por una todas las formas de variación de brujerías con las tres potencias, la forma como procesan los trabajos, la sintomatología que presentan las personas que están siendo trabajadas con cada brujería y la forma en que se destruyen los altares, entierros y bebedizos.

¿Cómo salen los demonios?

La palabra espíritu, viene del griego; “neuma”, que quiere decir aire o viento, de allí se origina la palabra neumático —un plástico lleno de aire —. Los demonios son aires o vientos que invaden al ser humano, por eso no se extrañe que al salir lo hagan por medio de respiración profunda, por bostezo, por eructo, por vómito o por tos. Usted puede escoger la forma en que deben salir, usted puede decir “Sales por eructo” o “Sales por respiración profunda”. Si algún demonio se adelanta a salir de una u otra manera, sígalo sacando así, lo importante es que salga.

La oración de destrucción

Es la oración que hace el guerrero espiritual para destruir los trabajos de brujería. Debemos recordar siempre que nuestras palabras tienen poder, porque estamos revestidos de autoridad. Para la destrucción de los trabajos se utilizan nuestras palabras como armas destructivas. Usted puede decir: “Las imágenes quedan sin poder y ordeno que se quemen” o “Todo muñeco y toda foto que me tienen en ese altar, quedan sin poder y ordeno que se quemen”, Así puede seguir destruyendo y desactivando lo demás que esté en el altar, pueden ser velas, pimienta, sal, monedas, etc.

La oración de restauración.

Esta es la que se hace después de haber destruido el altar o entierro, esta oración deshace las oraciones del brujo. Se ora en el nombre de Jesús: “Las palabras de maldición que profirieron contra tal persona, yo las declaro sin poder y ahora ordeno que sus finanzas se desaten,

que sus bendiciones se desaten, que los dineros estancados vengan a sus manos…”

“Hechicerías varias con las tres potencias”

1. Trabajos de ruina.

Todos los altares y los entierros llevan algo básico en su elaboración. Lo estándar es el cuadro, la estampa, o la imagen, acompañada con las velas si es un altar, más un muñeco, foto o prendas de la persona que le van a hacer daño.

Los altares de ruina con las tres potencias son para acabar con la economía, bloquear ventas, bloquear el cobro de dinero, bloquear el empleo, hacer que el dinero se vuelva agua en las manos o dañar los elementos de la casa. Estos altares llevan además de lo básico «Imágenes, fotos y velas»; monedas, excremento, billetes y sal. La persona sueña que se le caen los dientes, que le roban, que le atracan, que se encuentran monedas o billetes. Con casas arruinadas en barrios marginados, con personas pordioseras y harapientas, con excremento o con baños desbordados de suciedad.

Cuando la ruina es enviada a un negocio, las ventas se bajan, hay robos constantes, los dineros que le deben en la calle se estancan, los pedidos se bloquean, la plata que entra no se ve, todo se va en pagar; el local o la casa se ve pesada y oscura, los elementos como nevera, licuadoras, ventiladores o bombillos se queman, comienzan a aparecer plagas de insectos o roedores y dejan billetes guardados y desaparecen del lugar, como si alguien los hubiera hurtado.

La oración de maldición que hace el brujo delante del altar es: “Que tal persona y su negocio quede en la ruina, que la plata se le vuelva agua, que la economía se le cierre, que no le entre un peso, que quede vuelta nada, que no consiga empleo…”

¿Cómo se destruyen los trabajos de ruina?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— de ruina con las tres potencias, que le tienen montado a tal persona, —se dice el nombre de aquel por quien estamos orando— lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen de las tres potencias que

está en la cabecera de ese altar —o entierro— ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado; las velas se apagan y se destruyen; muñecos o fotos de tal persona en ese altar los dejamos sin poder y ordenamos que se quemen; toda moneda y todo billete conjurado y amarrado lo dejamos sin poder, y ordenamos que se quemen; la sal se desvanece y queda sin poder. Ahora las tres potencias son atadas y les ordeno que salgan por respiración profunda —coloque a la persona a respirar profundo y exhalar como en cinco ocasiones — luego ate el espíritu de ruina y destrucción y sáquelos también de la misma forma”

La oración de restauración:

Esta oración la realizamos después de la liberación de la siguiente manera: “Las palabras de maldición de ruina que profirieron contra tal persona, yo las declaro sin poder y ahora ordeno que sus finanzas se desaten, que sus bendiciones se desaten, que los dineros estancados vengan a sus manos, que las puertas de empleo de abran, que se restaure todo lo material y declaramos este lugar bendecido y completamente estable…”

2. Trabajos de destrucción.

Llevan además de lo básico, tierra de cementerio, huesos de muerto, sal, pimienta y a veces le suman excremento humano. La persona sueña con accidentes aéreos o terrestres; sueña que toros negros, vacas, perros negros o personas les persiguen; que les disparan o que les hieren con cuchillos. Los elementos de la casa o del negocio comienzan a dañarse y a destruirse, los miembros de esa familia comienzan a experimentar contiendas. La casa o el negocio se sienten pesados, oscuros y como triste; sienten ruidos y estropicios en las noches. Cuando la persona está en el negocio o casa siente un desespero por salir, no se siente bien allí, y cuando está en la calle no quiere regresar.

La oración de maldición de destrucción que hace el brujo delante del altar es: “Que la persona tal se vaya de esa casa o negocio, que todo se le destruya, que quede sin nada, que quede vuelta estiércol…”

¿Cómo se destruye este tipo de trabajos?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— de destrucción con las tres potencias, que le tienen montado

a tal persona, lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen le ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado. Las velas se apagan y se destruyen; muñecos o fotos de tal persona en ese altar los dejamos sin poder y ordenamos que se quemen; toda pimienta, hueso de muerto y excremento lo dejamos sin poder, y ordenamos que se quemen. Ahora las tres potencias son atadas y les ordeno que salgan por respiración profunda —coloque a la persona a respirar profundo y exhalar en cinco ocasiones—, luego ate el espíritu de destrucción y sáquelo también de la misma forma…”

La oración de restauración:

“Las palabras de maldición que profirieron contra tal persona, yo las declaro sin poder y ahora ordeno que sus finanzas se desaten, que sus bendiciones se desaten, que los dineros estancados vengan a sus manos, que se restaure todo lo material y declaramos este lugar bendecido y completamente estable…”

3. Para destrucción de hogar.

Toman dos muñecos que representen al matrimonio que quieren destruir, lo colocan una cerca del otro, separados por un camino de pimienta. Esto produce una comezón en el cuerpo especialmente cuando se van a acostar, como si la cama tuviera tierra u hormigas; produce contiendas entre la pareja, cuando están lejos están bien, pero cuando están cerca no se pueden hablar porque todo molesta, cualquier cosa que diga o haga el otro le irrita porque la pimienta que pusieron es para eso. Hasta hacer el amor les fastidia.

¿Cómo se destruye este tipo de trabajos?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— de destrucción de hogar con las tres potencias, que le tienen montado a tal pareja, lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen le ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado; las velas se apagan, quedan sin poder y se destruyen; los muñecos de la pareja que están en este altar los dejamos sin poder y ordenamos que se quemen; toda pimienta que colocaron en la mitad para que discutan, la dejamos sin poder, y ordenamos que se quemen. Ahora a las tres potencias las ato y les ordeno que salgan por respiración profunda — coloque a la persona a respirar profundo y exhalar en cinco ocasiones —, luego ate el espíritu de destrucción de hogar y sáquelo también de la misma manera”.

La oración de restauración:

“Las palabras de maldición que profirieron contra esta pareja, yo las declaro sin poder y ahora ordeno que se vaya la contienda, el pleito y la incomprensión, que el amor y la comprensión se desaten, que se restaure la felicidad y declaramos este matrimonio bendecido y completamente estable…”

4. Trabajo para producir aborto.

Colocan un muñeco que represente a la mujer, y le meten cuatro clavos en la región de los ovarios, esto produce un dolor similar al del parto y un sangrado fuerte. La persona va a soñar que se ve con hemorragia, que el bebé se muere o que una serpiente le ataca el vientre.

La oración que el brujo hace es: “Que tal persona pierda el bebé, que se le salga antes de tiempo, que le vengan dolores de parto y el bebé se le desprenda…”

¿Cómo se destruye este tipo de trabajos?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— para producir aborto con las tres potencias, que le tienen montado a tal persona –diga el nombre de la victima- lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen le ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado; las velas se apagan, quedan sin poder y se destruyen; los clavos que metieron en su vientre, ordenamos que salgan, muñecos o fotos de tal persona en ese altar, los dejamos sin poder y ordenamos que se quemen. Ahora las tres potencias son atadas y les ordeno que salgan por respiración profunda —coloque a la persona a respirar profundo y exhalar como en cinco ocasiones — luego ordene al espíritu de dolor de parto que salga por respiración profunda…”

La oración de restauración:

“Las palabras de maldición de aborto que profirieron contra tal persona, yo las declaro sin poder y ahora ordeno que el dolor desparezca por completo, que se restauren los tejidos que fueron dañados en su vientre; que el niño se afiance fuertemente y declaramos a este niño bendecido…”

Colocan en el altar un muñeco a nombre de la persona, le introducen pimienta en la vagina del muñeco para ministrar prostitución, la mujer va a sentir una picazón impresionante en su vagina y fuera de ella, esto es para que sienta deseos sexuales constantes. Al muñeco de hombre le introducen pimienta en el recto para que sienta deseos de estar con hombres. La persona va a experimentar abundantes sueños sexuales. La oración de maldición que hace el brujo es: “Que tal persona se prostituya con el uno y con el otro” o “Que ese tal se vuelva homosexual, que se acueste con hombres, para que sea de vergüenza para su familia”.

¿Cómo se destruye este tipo de trabajos?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— para producir prostitución con las tres potencias, que le tienen montado a tal persona lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen le ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado; las velas se apagan, quedan sin poder y se destruyen; la pimienta que le introdujeron en su vagina le ordenamos que se queme, dentro y fuera de la vagina se quema y queda sin poder. Ahora las tres potencias son atadas y les ordeno que salgan por respiración profunda —coloque a la persona a respirar profundo y exhalar como en cinco ocasiones —, luego ordene al espíritu de prostitución que salga por respiración profunda…”

Para la destrucción del trabajo de homosexualismo y la expulsión de ese espíritu, el procedimiento es igual al de prostitución.

La oración de restauración:

“Las palabras de maldición que profirieron contra tal persona, yo las declaro sin poder; las sensaciones extrañas en su vagina —o el recto si es de homosexualismo— desaparecen, la mentalidad se normaliza y su vida diaria vuelve a la normalidad….”

6. Trabajo para producir alcoholismo o drogadicción.

Colocan en el altar o entierro una botella de cualquier bebida alcohólica vacía y bien tapada, con una foto a nombre de la persona, dentro de la botella. También utilizan un muñeco, al cual lo atan a una botella de licor. La persona va a experimentar sueños constantes con

cantinas, borrachos y mucho trago, como también una adipsia, un deseo incontrolable de tomar. Para ministrar drogadicción, colocan un cigarro de marihuana en el altar o entierro, a nombre de la persona que quieren destruir, sobre o atado a un muñeco o a una foto. La persona va a experimentar sueños con personas consumiendo droga por donde quiera que el pasa; en el bus, en calle, en la casa o en el trabajo, como también un deseo incontrolable de consumir droga. La oración de maldición que el brujo hace es: “Que tal persona se pierda en el alcohol, que todo dinero que caiga en sus manos sea consumido en alcohol” o “Que la persona tal se pierda en la droga, que todo lo que consiga sea para consumir, que quede como un loco por las calles…”

¿Cómo se destruye este tipo de trabajos?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— para producir drogadicción —o alcoholismo si es el caso— con las tres potencias, que le tienen montado a tal persona, lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen que está en la cabecera del altar le ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado; las velas se apagan, quedan sin poder y se destruyen; el cigarro de marihuana —o botella de ron con foto dentro, si es el caso de alcoholismo— que le colocaron en el altar a esta persona, lo declaramos sin poder y le ordenamos que se queme —o destruya para el caso de la botella de ron—. Ahora el muñeco o la fotografía que tienen a nombre de tal persona, la declaramos sin poder y ordenamos que se queme y a las tres potencias las ato y les ordeno que salgan de ella por respiración profunda —coloque a la persona a respirar profundo y exhalar en cinco ocasiones —, luego ordene al espíritu de drogadicción o alcoholismo si es el caso, que salga por respiración profunda”.

La oración de restauración:

“Las palabras de maldición y las oraciones que profirieron contra tal persona, yo las declaro sin poder; los deseos incontrolables de consumir droga se van —o de beber, para el caso del alcoholismo— desaparecen, la mentalidad se normaliza y su vida diaria vuelve a la normalidad”.

¿Cómo se destruye este tipo de trabajos?

Se ora en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Este altar —o entierro— para producir muerte lenta con las tres potencias, que le tienen a tal persona, lo declaramos sin poder, el cuadro o la imagen le ordenamos que se queme, que se destruya, su poder queda anulado;

In document 1. Principios Prácticos de Guerra Espiritual (página 96-109)