Elementos utilizados en altares y entierros

In document 1. Principios Prácticos de Guerra Espiritual (página 77-88)

“Elementos utilizados en Altares

y entierros”

espiritual, porque el espíritu que está en el cuadro o imagen, es el que conjura o le da vida en el mundo espiritual, a todos los elementos que hay sobre el altar o en el entierro. También, los espíritus representados en las imágenes son los que atacan la vida de la persona en cuestión.

En un altar hay espíritus principales o mayores, que son los que están representados por el cuadro o imagen de mayor tamaño, colocada en la cabecera superior del altar; y los espíritus secundarios o ayudantes, son aquellos que están representados por imágenes o cuadros más pequeños.

¿Cómo se desactivan los cuadros, estampas e imágenes en un altar?

Esto es lo primero que el ministro del Señor debe hacer cuando va a liberar a alguien, desactivar las imágenes y cuadros que hay en el altar, pues al hacerlo todo lo demás pierde fuerza. Las imágenes y demás cosas se desactivan de la siguiente manera:

Ore en el nombre de Jesús diciendo: “El cuadro, la imagen o la estampa del espíritu tal —decir el nombre del espíritu—, lo dejo sin poder y sin autoridad, ordeno que se queme, lo destruyo y lo piso en el nombre de Jesús…”

No quiere decir con esto, que el cuadro o la imagen que está en el altar se va a encender en fuego, la imagen sigue ahí igual que todos los días, sólo que ahora no tiene poder. ¿Cómo lo podemos confirmar que ya no tiene poder? Porque la persona a la que le estamos ministrando liberación, deja de tener los sueños feos que estaba padeciendo con esos espíritus, como también la desaparición de las dolencias y demás cosas que sentía.

¿Cómo discernimos que clase de cuadro, imagen o estampa han puesto en el altar?

Debido a lo complejo y amplio de esto, hemos destinado un capítulo entero a este tema, buscando darle una amplia y detallada explicación; así que, esté muy atento a todo lo que se va a enseñar a continuación.

Las Velas.

Sirven para activar un altar, sin ella el altar no tiene vida, a veces

colocan pocas o

muchas, en círculos o en líneas, de un color o de otro, de una forma u otra, todo depende del efecto e intensidad que

se quiera buscar.

Cuando a una persona le prenden velas en un altar, sienten un olor muy intenso a vela

quemada, sufre de

insomnio, padece dolor constante de cabeza muy fuerte y siente un fogaje en la cara o en alguna parte del cuerpo. El fogaje depende de la posición que tenga el muñeco que hicieron a nombre de la persona o la foto de la persona en el altar con respecto a las velas. Si el muñeco o foto de la persona que pusieron en el altar tiene los pies hacia las velas, ella sentirá un fogaje caliente en los pies, si está paralelo a las velas, lo sentirá en la espalda y así sucesivamente.

Tierra de cementerio y huesos de muerto enteros o molidos.

Lo colocan en el altar o en el entierro para romper aseguranzas y para que el espíritu de un muerto, se pegue a la espalda de la persona y le vaya absorbiendo las fuerzas y la vida poco a poco.

La persona va a sentir un olor a putrefacto a su alrededor, como si hubiesen colocado un animal muerto; va a sentir un dolor cansino en la región de la nuca, que es el lugar donde el muerto se pega — o se recuesta, como dicen los brujos—, sentirá escalofríos esporádicos, debido al frío del muerto;

cansancio; agotamiento, somnolencia, debilidad como sin fuerzas y deseos de permanecer acostado; soñará con frecuencia con personas fallecidas ya sean familiares o no, conocidas o desconocidas, con ataúdes, con velorios de muertos, bóvedas, tumbas o con cementerios.

Pimienta picante o voladora

.

Utilizada para ministrar desespero, angustia, ganas de caminar o de correr, ganas de mudarse. La victima va a soñar que vuela por los aires, y que le persiguen personas o animales. Cuando quieren ministrar prostitución o adulterio en una mujer, le colocan pimienta en la vagina a un muñeco fabricado a nombre de la victima; esto traerá comezón en la vagina, ganas de estar con cualquier hombre. Van a soñar que hacen el amor con hombres diferentes cada noche, incluso con familiares muy cercanos. Cuando quieren ministrar homosexualismo, le colocan pimienta en el recto a un muñeco. La persona va a tener síntomas parecidos a los descritos anteriormente.

La pimienta ministra mal humor, irritabilidad y contienda, es utilizada para dividir matrimonios, colocan un camino de pimienta entre los dos muñecos que representan la pareja, para que cuando se acerquen sientan rechazo el uno al otro o para que cuando deseen dialogar, terminen discutiendo.

Azogue.

El azogue no es más que mercurio, ese metal líquido parecido a un balincito que poseen los termómetros para marcar la temperatura. Cuando ese metal líquido toca la piel, produce picazón como la pimienta voladora, por eso es utilizado en ocasiones como reemplazo de la pimienta y produce los mismos síntomas que ella.

Muñecos, limones y fotos.

La utilización de estos elementos vino debido a la práctica del vudú, el cual se ha infiltrado en la hechicería local.

Para que una hechicería surta efecto, debe ser muy específica, los demonios necesitan el nombre, el sexo, una foto donde esté el rostro y

si es posible, el número de cédula, la fecha de nacimiento o las medidas del cuerpo de la persona que van a atacar, puesto que a veces hay dos o más personas con el mismo nombre. Una de las estrategias que algunos brujos utilizan para adquirir estos datos personales de alguien, es diciéndoles que se ganaron algo y que necesitan la fotocopia de la cédula para podérselos entregar, de esa manera obtienen todos los datos que necesitan. Los muñecos, las velas en forma de muñeco, los limones y las fotos son utilizados para ese fin o para especificar alguna acción contra la persona, por ejemplo:

La pimienta en la vagina o en el recto, como hablamos anteriormente; alfileres o clavos que entierran para producir dolencias en algunas partes del cuerpo; cuerdas para amarrar los pies o manos; vendas en los ojos para que no se aperciba de algún evento, etc. En ocasiones toman un muñeco y lo dividen simétricamente en dos, partiéndolo desde la cabeza hasta la entrepierna, esto lo hacen para enterrar medio cuerpo y colocar otro medio en el altar; cuando hacen esto, la persona pierde fuerza y sensibilidad en medio cuerpo, arrastrando una pierna, uno de los brazos queda inactivo y le da dificultad para hablar, como cuando alguien padece isquemia cerebral o trombosis.

Elementos pertenecientes a la persona.

Se utilizan para precisar el ataque. Los demonios son perros de presa, que al colocar la prenda de la persona en el altar; un mechón de pelo, un pañuelo, una camisa o un interior de la persona, el demonio lo identifica e inmediatamente sale en busca del dueño de esa prenda, para hacerle lo que el brujo ordenó.

Plantas de sábila.

Utilizada en el altar para representar personas, especialmente a familias enteras; a cada penca de la planta le colocan el nombre de cada uno de los miembros de la familia, para que la hechicería surta efecto en todos los miembros de la familia al mismo tiempo.

Crucifijos.

Elemento de representación física, lo colocan a nombre de alguien para que le ministre un cansancio bien fuerte en la región de los hombros, como si la persona estuviese colgada en la cruz y le produce dolores en el costado —por la herida de la lanza que tiene el Cristo—, dolor en las manos, la cabeza y los pies —por los clavos y la corona de espinas que tiene en su cabeza—.

Sapos y gallinas negras.

Son animales que se conjuran para ser utilizados como representación de la persona en el altar, los sapos los utilizan para trabajos de resequedad —la persona se va secando físicamente— cociéndole la boca al sapo, y las gallinas son para ministrar tormento, enterrándoles clavos o cuchillos, para que la persona sienta un fuerte dolor.

Clavos, cuchillos y alfileres.

Utilizados para producir dolor, los clavos por ser más gruesos, producen dolores más agudos con respecto a los alfileres; los cuchillos que son para ministrar dolencias insoportables. Los alfileres por ser fríos, lo entierran en la vagina del muñeco para producir frío sexual a las mujeres, para que no le apetezca sexualmente su esposo.

Sal, monedas conjuradas o metidas en agua, y billetes amarrados.

Utilizados para ministrar ruina, escasez y bloqueo económico. Las personas van a notar el cambio en las finanzas, que el dinero no rinde, que aumentan las deudas, que las ventas se bajan o que la plata que les deben se estanca. Las personas van a tener sueños que los roban o los persiguen para robarlos. Sueñan también que se les adentran en la casa y le roban las cosas. Sueñan que se le caen los dientes o con casas y gente muy pobre y arruinadas. También sueñan que se encuentran monedas tiradas en el suelo o con muchos billetes, sobre todo de baja denominación.

Excremento humano o estiércol de animales.

Es utilizado para ministrar destrucción total. Hay otros elementos para ministrar destrucción, pero este es lo más terrible, daña la salud, la economía, el hogar, el negocio y la salud mental. El brujo delante del altar ora diciendo: “Que tal persona quede vuelta excremento…” Por estas palabras la persona queda totalmente en la calle, absolutamente

sin nada y aborrecido por todos. Las personas van a soñar constantemente con estiércol o excremento y va a sentir ese olor.

Velas en forma de pene.

Utilizado para ministrar impotencia total o parcial en los hombres; también lo utilizan para ministrar exclusividad, que el miembro viril de tal persona no funcione con ninguna otra mujer, sino únicamente con una sola, que generalmente es la que hace la brujería. Cuando un hombre que era normal en su vida sexual y de pronto comienza a sufrir de impotencia, lo más probable es que esté siendo victima de un trabajo de este tipo.

Cigarros de marihuana o botellas de ron.

Utilizados para ministrar adicción a la droga o al alcohol. Toman una foto o un muñeco a nombre de la persona y lo atan a una botella de alcohol o a un cigarro de marihuana. La persona va a soñar con gente consumiendo droga en cualquier parte; las ves fumando en el bus, en la calle o en la casa. Igual será con el alcoholismo, soñará con gente tomando o ebrias. Será presa de unos deseos incontrolables de beber o ansiedad por el alcohol, siendo que antes no era dado a esos impulsos.

Insectos y roedores.

Son colocados en el altar para ministrar plaga en los hogares, según sea el insecto así será la plaga que se presentará en el hogar; cucarachas, garrapatas, piojos, chinches, moscas, hormigas, gusanos, comején o termitas. También colocan ratas o ratones. La persona va a estar soñando con esas plagas constantemente.

Conjuros y oraciones.

Los conjuros y las oraciones son utilizados para “cargar” —dar vida espiritual— a los elementos que están colocados en el altar. Las oraciones y conjuros se constituyen en la esencia misma de la brujería, si usted observa la lista anterior de todos los elementos que se utilizan en el ocultismo, se dará cuenta que son elementos comunes, que se ven a diario en todas partes, muchos de ellos son utilizados en la confección de los alimentos, como la sal y la pimienta. Uno se pregunta; ¿cómo algo tan simple como una pimienta picante puede causar tanto daño? Con un conjuro, algo tan simple como la pimienta o la sal cobran vida en el mundo espiritual, sin el conjuro la sal o la pimienta solo

serviría para las comidas, pero conjuradas, puede llevar a la ruina al hombre más rico del mundo.

¿Cómo conjuran las cosas los brujos?

Colocándolas en un altar por espacio de ciertos días y expresando palabras, rezos y oraciones. Un vaso de agua que es tan inofensivo, cuando es colocado en el altar de José Gregorio y se le da a beber a alguien, es mortal, produce un sinnúmero de enfermedades. Así sucede con todo lo demás, toman la pimienta picante o pimienta voladora que llaman y la colocan en un altar de las tres potencias por espacio de algunos días para que sea cargada, luego la esparcen en una casa y las personas sentirán desespero, ganas de mudarse, por eso la llaman voladora, porque los hace salir volando de sus casas.

¿Cómo hacen los brujos las oraciones, rezos y maldiciones?

Después que el altar ha sido elaborado con todos sus elementos, el brujo se coloca delante del altar y dice: “Por el poder del espíritu de tal —expresan el nombre del espíritu principal del altar— y por el poder de los espíritus de tal y cual, —dicen el nombre de los espíritus secundarios del altar— que a la persona equis — dicen el nombre de la persona que quieren dañar— el dinero no le rinda, que se le vuelva agua todo lo que llegue a sus manos”. Esto es simplemente un ejemplo de los millares de rezos y palabras de maldición que un brujo puede expresar en un altar contra una persona, podrían decir más cosas como… “Que el matrimonio de tal y cual caiga en desgracia, que se desate un sinnúmero de contiendas hasta que se separen” o podrían decir también; “Que fulano de tal no halle paz todos los días de su vida que viva en esa casa, atorméntenlo a cada instante hasta que se mude de allí, no lo quiero ver un día más en ese lugar…” Los demonios son unos súbditos de los brujos, los cuales no descansan hasta no cumplir con lo dicho en esa oración por el ministro de Satanás, la oración hace que los espíritus se ensañen contra alguien. ¿Qué quiere decir esto? Que si las oraciones y palabras son deshechas, el demonio no tendría nada que hacer en contra de esa persona, eso se debe tener bien claro, usted no puede olvidarse de deshacer las oraciones del brujo.

¿Cómo se destruyen los conjuros?

La guerra espiritual se debe hacer con inteligencia (Proverbios. 24:6). Cuando una persona presenta mucho desespero, eso es síntoma que le echaron pimienta voladora, ¿cómo se liberta a esa persona? Muy sencillo, ore en el nombre de Jesús diciendo: “Esa pimienta la dejo sin poder” o “Quito todo conjuro a esa pimienta”, y la pimienta queda sin el conjuro, o sea sin carga —sin vida—, como una pimienta común que solo sirve para las comidas, porque el conjuro que era el que le daba vida, fue quitado con la oración y las palabras que el creyente expresó. Las palabras expresadas por usted tienen un poder extraordinario en el mundo espiritual, lo que le costó tres días a un brujo para poder conjurar un elemento, a usted solo le tardará un minuto deshacerlo. Así como les expliqué para deshacer el conjuro de la pimienta, de igual forma se hace con los billetes conjurados, la sal, el agua, las aseguranzas, la tierra de cementerio, etc.

Después que se quite el conjuro, es necesario ordenar en el mundo espiritual a ese elemento que se queme, porque el brujo puede observar que le deshicieron su trabajo, y vuelve a orar para reactivar todo. Por eso es bueno que después de deshacer el conjuro, usted ore diciendo: “Ahora ordeno que esa pimienta se queme, en el nombre de Jesús…” Este es el proceso a seguir con todos los elementos que usted desee desactivar en el mundo espiritual.

Oraciones, rezos y maldiciones.

Así como el volante da la dirección a un auto, las oraciones, rezos y palabras de maldiciones le dan el direccionamiento a un trabajo de hechicería, esta es una parte muy importante en la cual usted como ministros debe estar muy atento. De nada sirve que el brujo elabore bien el altar, si no le realiza correctamente las oraciones para direccionarlo; ya sea para perseguir, atormentar, arruinar, destruir, enfermar o matar; puede enviar la maldición a una persona, una familia, un negocio o una casa. El brujo hace una oración para ordenarles a los demonios lo que deben hacer, como lo deben hacer y cuando lo deben hacer, por ejemplo: “Que no duerma un solo instante” o “Que sienta rechazo al esposo” y otras cosas similares.

Se anulan por medio de la oración de guerra. Las palabras se destruyen con palabras, las palabras y las oraciones de un creyente tienen un poder superior a la de un brujo. Oramos en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Toda oración, todo rezo y toda palabra de maldición de ruina, que el brujo profirió contra tal persona, queda sin poder, la declaramos anulada, la desautorizamos en el nombre de Jesús…”

Oración de restauración.

Después que se deshagan las oraciones y maldiciones, se debe hacer una oración de restauración para dejar las cosas como estaban antes que esa brujería fuera lanzada. Las oraciones de restauración se hacen en el nombre de Jesús de la siguiente manera: “Ahora la economía de fulano de tal es desatada, los cielos se abren en bendición para él, que todo lo que emprenda sea prosperado, los dineros estancados son sueltos y vienen a sus manos, todo dinero que llegue a sus manos sea multiplicado” o también podríamos hacerla de la siguiente manera; “Que el hogar de tal y cual sea bendecido, sembramos entre ellos la armonía, el amor, la comprensión y el diálogo, que la felicidad se apodere de este matrimonio”. Esto son solo dos ejemplos de la multitud de formas en que se hace una oración de restauración.

Las oraciones de restauración dependen de la maldición que le han enviado a la persona, si las palabras fueron de maldición en las finanzas, usted desata bendición en la economía; si es de contienda, ore por armonía; si es de enfermedad, ore por salud; si es para cerrarle las puertas, ore para que las puertas se le abran.

¿Cómo se puede diferenciar un altar de un entierro?

Para poder saber si es un altar o un entierro lo que le han hecho a la persona, hay que tener en cuenta lo siguiente:

Los altares producen dolor de cabeza, y un calor o fogaje en el cuerpo producto de las velas. Puede ser un calor en las piernas, en la espalda, en la cara o en todo el cuerpo como si fuera fiebre.

Cuando es un entierro, la persona sueña muy seguido que se está cayendo a un abismo y en ese momento despierta o alguien le rescata. También sueña con un lugar específico constantemente, —que es el lugar donde enterraron la hechicería — puede ser con una casa

conocida o desconocida, con un monte o paraje solitario. Si el entierro es en un cementerio, lógicamente va a soñar con ese lugar de forma muy seguida.

En ocasiones el trabajo de brujería o entierro, lo colocan dentro de un ataúd pequeño de aproximadamente treinta centímetros, hecho especialmente para ese trabajo, lo hacen para ministrar muerte en la

In document 1. Principios Prácticos de Guerra Espiritual (página 77-88)